Declaración de Londres sobre pobreza y tortura – IRCT

11-11-2011

Nosotros, los abajo firmantes,

Miembros del Consejo Internacional de Rehabilitación para Víctimas de la Tortura (IRCT), en representación de profesionales de la salud y otros profesionales que prestan servicios multidisciplinarios para la rehabilitación de víctimas y sobrevivientes de la tortura en todo el mundo, reunidos en el Encuentro Anual del Consejo en Londres, Reino Unido, 9 y 10 de noviembre 2011, estamos alarmados por el nivel de violencia, incluida la tortura, que actualmente se produce en todas las regiones del mundo y especialmente en situaciones de conflicto y malestar social, y que está relacionado a menudo a la pobreza, definida como una condición humana que se caracteriza por la privación continua o crónica de recursos, capacidades, opciones, y el poder necesarios para disfrutar de un adecuado nivel de derechos humanos que viven y otros.

Teniendo en cuenta,

que todas las dimensiones de la pobreza tienden a perpetuar un estado duradero de la marginación, la disminución de derechos y protecciones que hacen a un individuo más vulnerable a la tortura y los tratamientos médicos;

que la tortura tiene consecuencias complejas y trascendentales físicas, psicológicas, sociales y en el bienestar económico de sus víctimas. Las consecuencias debilitantes que afectan la posibilidad de la víctima de sustentarse a sí misma y a su familia así como contribuir a la sociedad.

que, en general, las políticas oficiales del Estado, incluidas las políticas y programas de desarrollo, hasta ahora han fallado en  tratar adecuadamente la relación entre pobreza y la tortura, para cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, y para romper el círculo vicioso que la pobreza y la tortura crean y

que mujeres y varones, grupos o comunidades históricamente sujetos a enfrentar la discriminación compuesta por violaciones agravadas a sus derechos cuando no tienen los medios financieros para defender sus derechos o para acceder a la salud, la justicia y el empleo en condiciones de igualdad.

Profundamente preocupados,

porque la pobreza es uno de los principales factores que mantiene a la gente permanentemente vulnerable a la tortura, y que la tortura tiende a aumentar o profundizar la pobreza de las víctimas condicionando su capacidad de conseguir  sus medios de subsistencia;

que las personas pobres se ven desproporcionadamente más vulnerables a la tortura y los malos tratos, en especialmente en situaciones de detención y la falta de representación legal.

Un llamado urgente a los Estados

a tomar efectivamente la responsabilidad de incluir la erradicación de la tortura y el derecho a la rehabilitación en sus políticas de reducción de la pobreza y las estrategias, incluyendo todas las políticas y programas de desarrollo necesarias;

a asegurar la participación de las víctimas de tortura y los sobrevivientes y sus representantes legales y defensores, así como centros de rehabilitación y otros profesionales de la salud, en la definición de políticas y estrategias de reducción de la pobreza, incluyendo todas las políticas y programas de desarrollo;

para asegurar que toda persona detenida que no pueden pagar un abogado cuente siempre inmediatamente con la ayuda gratuita y de calidad legal de conformidad con las normas internacionales de juicio justo y el examen médico, con lo que más les protege de la tortura y los malos tratos;

para asegurar que el acceso a la rehabilitación se ofrecerá a todas las víctimas y sobrevivientes de la tortura dentro de su jurisdicción, sin discriminación;

para asegurarse de que todas las víctimas de la tortura reciben rehabilitación integral, incluyendo tratamientos médicos, apoyo psicológico, social, jurídico y medios de subsistencia;

para asegurar la educación y la formación profesional y promover el acceso de las víctimas y sobrevivientes al empleo a fin de que puedan salir de la pobreza, rompiendo así el círculo vicioso de la pobreza y la tortura,

y para incluir en sus informes a los órganos regionales e internacionales pertinentes y sus mecanismos, los pasos adoptadas a este respecto y los avances logrados.

Comité Ejecutivo

Mohamud Nurein Said, Sub-Saharan-Africa – Presidente
Jorge Aroche, Pacific – Vice-Presidente
Loreine dela Cruz, Miembro del Comité Ejecutivo – Asia
Lilla Hardi, Miembro del Comité Ejecutivo – Europa
Simona Ruy-Perez, Miembro del Comité Ejecutivo – América Latina
Karen Hanscom, Miembro del Comité Ejecutivo – América del Norte
Clarisse Delorme, Miembro del Comité Ejecutivo – Experto Independiente

Asia
Bhava Nath Poudyal – RATA – Indonesia
Shailendra Guragain, CVICT, Nepal
Pradeep Agrawal, SOSRAC, India

Europa
Mimoza Dimitrova, ACET, Bulgaria
Sebnem Korur Fincanci, HRFT, Turquía
Larisa Alaverdyian, FAVL/ ARDCen-TV, Armenia
Lejla Cakovic, CTV MOST , Bosnia
Mechthild Wenk-Ansohn, BZFO, Alemania
Boris Drozdek, Psychotrauma Zentrum Zuid, Países Bajos

América Latina
Carlos Jibaja, CAPS, Perú

Medio Oriente y África del Norte
Nagib Nagm Eldin Hassan, AMEL, Sudan

América del Norte
John Docherty, RIVO, Canadá

África Sub-Sahariana
Didier Kamundu Batundi, SOPROP, Rep. Democrática del Congo
Uju Agomoh, PRAWA, Nigeria

Experto Independiente
Johan Lansen, Psychiatrist (retirado), Amersfoort, Países Bajos

Secretaria General
Brita Sydhoff

Presidente Independiente del Consejo
Victor Madrigal Borloz

Fuente: IRCT – En Foco

Publicado en Declaraciones, Red Mundial