No a la creación de una nueva unidad militar represiva

 

Ante la creación de una nueva unidad de militar con funciones policiales, la Alianza por los Derechos Humanos (ADH), a la comunidad nacional e internacional manifiesta.

  1. La Tropa de Inteligencia y Grupos de Respuesta Especial de Seguridad (TIGRES), es un brazo armado militar que se trata de vender como una policía modelo, sin embargo la propuesta de ley la refleja como una instancia contraria a las labores de seguridad pública, constituyéndose en una verdadera amenaza a la protección de la ciudadanía y vigencia de sus derechos.
  2. Esta iniciativa de Ley parece que tiene la intención de entorpecer los procesos de reforma y de intervención encaminados a depurar a la policía.
  3. Existe un proceso sostenido de conformar una policía militar en el país, con la pretensión de afianzar positivamente a unas Fuerzas Armadas vinculadas a acciones ilegales, y sobre la base de las ruinas de una policía carcomida por la corrupción y el delito. Parece ser que el único interés al crear esta tropa militar de asalto es para ponerla al servicio de grupos nocivos del país.
  4. con los 57 millones de dólares que se gastarán en esta nueva fuerza militar, se debe apoyar la creación de nuevas fuentes de trabajo, mejorar las condiciones de vida de los campesinos, contratar nuevos médicos en los hospitales o resolver la problemática de los profesores. Demasiados recursos para un país con serias dificultades económicas.
  5. No debe ser el objetivo militar la policía, el objetivo debe ser civilizar a la policía, que este bajo y al servicio de civiles.
  6. La pretensión de crear la TIGRES es contraria a los compromisos asumidos por el presente gobierno ante la Comisión de la Verdad y Reconciliación, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los derechos Humanos y la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos de no disponer de los militares para asuntos de seguridad pública.
  7. En los últimos días, tanto la Comisión de Reforma de la Seguridad Púbica como el Relator de las Naciones Unidas sobre Libertad de Opinión y Expresión han expresado su desacuerdo en crear la iniciativa TIGRES. El Relator manifestó que: “no se utilice a las fuerzas armadas para funciones de protección o funciones policiales, pues es importante definir y separar con claridad

    las funciones militares de las funciones policiales que deben ser enteramente civiles”. De hecho recomiendo que Honduras no proceda a la creación de un cuerpo policial semi-militar, pues no consiste realmente en la creación de un organismo técnico policial distinto, sino la militarización de las funciones policiales.

 

Ante tal pretensión, la Alianza por los Derechos Humanos propone.

  1. A los precandidatos presidenciales y la candidata presidencial efectuar propuestas responsables en materia de seguridad ciudadana, y no caer en la irresponsabilidad de proponer absurdos sin base técnica y científica para combatir la violencia y el crimen.
  2. Recomendamos emprender un proceso de desmilitarización de la policía y no militarizarla más, necesitamos una policía al servicio de la ciudadanía y no sometida a una visión en contra del pueblo.
  3. Recomendamos continuar con los procesos de reforma institucional y de depuración, iniciados por la presente administración para eficientar el sistema de justicia, sin embargo, por la falta de buenos resultados hasta la fecha, las ejecutorias son bastante cuestionables.
  4. Finalmente, solicitamos al Congreso Nacional no aprobar la iniciativa TIGRES, porque esta podría ser contraproducente para los derechos humanos y no es la respuesta a los problemas de seguridad ciudadana.

 

Tegucigalpa, M.D.C. 21 de agosto del 2012.

Alianza por los Derechos Humanos (ADH)

 

Publicado en Red Latinoamericana